Etiquetas

, , , , ,

ITINERARIO DE ACOMPAÑAMIENTO A PERSONAS SEPARADAS Y DIVORCIADAS NO VUELTAS A CASAR NI CONVIVIENTES.

La atención pastoral de las personas separadas no casadas de nuevo, así como los divorciados civilmente y no casados de nuevo, es originada por situaciones de dificultad matrimonial que presentan elementos concretos y por consiguiente deben tener un tratamiento específico.

Con esta propuesta pastoral para las personas separadas y divorciadas no vueltas a casar se pretende que puedan experimentar la mano cercana de la Iglesia, y ofrecer cauces para que descubran que Dios no les ha olvidado, sino que se hace especialmente presente en su situación, invitándolos a transformar esta nueva etapa en un motivo de crecimiento en su camino de santidad.

El objetivo principal del Proyecto “Un amor que no termina” es:

  • Ayudar y dar apoyo al cónyuge que se mantiene fiel a su vocación y a encontrar la paz, para seguir construyendo con sus hijos un hogar cristiano.
  • Ayudarles a mantenerse contracorriente, ante las réplicas que sufren por problemas morales, sociales, familiares, laborales, psicológicos, económicos… A que no caigan en el victimismo.
  • Ayudarles a crecer en la fe. A centrarse en Dios, de quien aprenderán el perdón y encontrar la paz y la capacidad de un amor, que surge de un amor desinteresado, que sabe disculpar, perdonar y mantenerse fiel a la gracia del Sacramento del Matrimonio, siempre operante en ellos.

Encuentros periódicos: Jornada de retiro al comienzo de curso para todos los grupos existentes. Encuentros de grupos mensuales estructurados en varios momentos:

  • Momento de crecimiento en la Fe mediante la realización de un recorrido por distintas Palabras del Evangelio que configuran una espiritualidad evangélica.
  • Momento formativo sobre diversos aspectos que pueden ser de ayuda en la vida ordinaria de la persona separada.
  • Momento de adoración ante el Santísimo Sacramento.

Organización: La dirección general del Proyecto la asume el Delegado diocesano de Familia y Vida; la dirección espiritual está bajo la guía de un sacerdote; cada grupo, sea de hombres o de mujeres, estará bajo la coordinación de un matrimonio con el fin de aportar la visión masculina y femenina y debe está acompañado por un sacerdote que puede ser el párroco o vicario parroquial de la parroquia donde se reúna el grupo,

Contacto: Aquellas personas que estén interesadas en conocer más profundamente el Proyecto se pueden poner en contacto con esta Delegación diocesana de Familia y Vida a través de la siguiente dirección: p.familiar@archisevilla.org